FLORES SECAS, El arte de Vanesa Blanco Lima. Hasta el 30 de marzo

DESCRIPCIÓN DE LA EXPOSICIÓN

Flores secas es un conjunto de obras que se unen con este nombre porque para mí son signo del amor y el cariño que tengo por aquellas personas que han hecho que hoy seamos más nosotras y nosotros mismos. Son ese ramo de flores frescas que le llevamos a nuestro ser más querido y que dejamos que envejezca lentamente en un jarroncito, del cual solo queda el aroma y el recuerdo.

Flores secas son en su mayoría mujeres en el universo femenino que es la atmosfera que me interesa y llevo a la pintura. Nacen de dos fuentes, una el recuerdo de mis abuelas y otra el amor al teatro (que nutre mi pintura).

Recuerdo a mis abuelas, en la habitación cambiándose de ropa en ese espacio que yo he podido compartir de intimidad, esa ropa interior tan elaborada, las fajas de cuerpo o bodis, las medias, la enagua…cuerpos reales que han pasado por una vida llena de momentos; por ello me atraen estos espacios que forman parte del espacio femenino y de ahí nacen muchos de estos personajes, como por ejemplo el único hombre que está representado que en la sombra de su matrimonio, en la noche entra dentro de este universo y se viste con ropa de su mujer.

Por otro lado el teatro está relacionado con mi obra pictórica, y en el caso de Lorca, considero que es un documento cultural único de las emociones y la vida de las mujeres que nos anteceden.

A través de estas atmósferas de Yerma, de la Casa de Bernarda Alba o de Bodas de sangre me llegan heredadas las energías de muchas mujeres que dejaron de ser ellas para pasar a ser a través de los hombres, maridos, padres, etc. De aquí nace "la novia" que representa a una mujer espectral que le coloca el velo, la mantilla a esa mujer, a la que ya no se le ve el rostro, como si al hacerlo la avisara de lo que viene después, para dejar de ser ella para valorarse a través de…

El susurro también recoge esta idea de una mujer, casi una alcahueta que susurra al oído un verdad velada, algo que ella conoce y se niega.

Por otro lado están flores secas y por donde entra la luz, que surgen de un proyecto mural, que yo sitúo en el cementerio de la Almudena en homenaje a las 13 rosas, en ese muro, en esa tumba. Por un lado esta ese grupo de cinco mujeres en el

último suspiro de la vida, unidas en sororidad para recibir una explosión. He querido rescatar ese momento de amor, de reconocimiento las unas por las otras.

El otro grupo de mujeres siente la luz y esta las traspasa, aunque no la puedan ver porque las han cegado, pero eso no impide que puedan sentir en sus entrañas. Nace "el grito" de esta sensación que es una llamada, un llanto, una rabia profunda.

Por último, incluyo mi propio autoretrato, es un ejercicio que hago de vez en cuando, este es de hace ya algunos años. Está porque como explico, me considero heredera de estas mujeres fuertes y a través de la pintura intento conocerme más, reconozco a mi madre, a mis abuelas en él y tiene muchas de estas otras mujeres.

Mi técnica es el pastel, el óleo pero también pinto en acuarela. Y normalmente, como me cuesta entrar con el lienzo en blanco que no me sugiere nada, mancho y araño los soportes, en definitiva provoco el lienzo para entrar en él y llegar a la imagen. Utilizo brochas toscas y trapos, incluso nanas.

Vanesa Balaguer